Cómo superé mi adicción a las compras

27 Feb 2018

Hace un par de años, antes de descubrir el minimalismo, tenía una cierta adicción a ir de tiendas. Compraba principalmente ropa y zapatos, y también otras muchas cosas innecesarias.

 

¿Por qué era una adicción?

• Porque compraba por el propio acto de comprar, no porque necesitara cosas.

• Comprar me daba la sensación de llenar un vacío interior.

• Era una válvula de escape. Ir de compras era la única situación en mi vida en la que sentía que yo tenía el control y nadie me podía poner límites.

• No llevaba las cuentas de lo que gastaba.

• En el fondo, no me sentía bien comprando.

 

Como mi comportamiento entraba dentro de lo socialmente aceptado, no le daba importancia y no me daba cuenta de que tenía un problema... hasta que llegó el minimalismo y lo cambió todo.


Superar una adicción no es tan fácil como ser consciente del problema y tomar una decisión, cualquiera que haya pasado por una adicción lo sabe. Yo no decidí simplemente dejar de comprar para hacerme minimalista.

 

Lo que hice fue cambiar el foco. Dejé de centrar mi atención en mis problemas y frustraciones, y dejé de quejarme. Me enfoqué en las cosas que importaban y me hacían sentir bien.

 

Me concentré en aprender terapias naturales, caminar por el bosque, cantar, conocer amigos nuevos, hacer acroyoga... y otras cosas que me hacían feliz.

 

Seguía teniendo que enfrentarme a mis problemas diariamente, pero como toda mi atención estaba enfocada en otras cosas mucho más positivas, los problemas se hacían cada día más pequeños.

 

Nunca tuve que sacrificarme o prohibirme ir de compras. Simplemente, fui perdiendo el interés en las compras de forma natural, porque mi foco estaba puesto en el sitio correcto. La clave del éxito para mí fue el tomar consciencia de mi necesidad de aligerar mi vida, junto con el sentirme tan motivada.

 

Todavía siento el impulso de comprar cuando veo algo que me llama la atención, pero ahora lo identifico rápidamente, y lo dejo pasar.


Sinceramente, no echo de menos ir de tiendas. Ahora me doy cuenta de la pérdida de tiempo y dinero, y del estrés que me ocasionaba. Lo único que echaba de menos al principio era el acto social de ir de compras con buena compañía, pero descubrí que hay actividades mucho más divertidas que hacer con las personas que aprecio.

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Hola! Soy Adriana. Mi pasión es inspirar a otras personas a sacar el máximo partido a su vida.
Si quieres saber más sobre mí, haz click aquí:
Please reload

© 2019 Adriana Coines ・ Simple Bienestar ・