Cómo mejoró mi vida al vaciar la bandeja de entrada

8 Nov 2017

Aquellos de vosotros, queridos lectores, que hayáis tenido la paciencia de limpiar, organizar y automatizar vuestro correo electrónico, sabréis que es una de las mayores satisfacciones que te puede dar la vida cotidiana.

 

Para mí sin duda una de las mejores inversiones de tiempo y trabajo que he hecho desde que me embarqué en mi viaje minimalista, ha sido vaciar mi bandeja de entrada y organizar todo mi correo.

 

Hace unos 17 años que utilizo la misma dirección de correo electrónico, lo que significa que hace 17 años que acumulo emails viejos en esta cuenta. Lo reconozco, nunca he tenido la paciencia (ni el sentido común) de archivar emails importantes y borrar el resto. Los emails simplemente iban llenando mi inbox, y mi único sistema de organización hasta ahora era marcar como no leídos aquellos de los que aún tenía que ocuparme. Por si no queda claro, mi sistema tenía un nivel de efectividad bastante deplorable. De vez en cuando borraba aleatoriamente unos cuantos para sentirme menos culpable, pero entraban más de los que borraba. Resultado: Más de 5000 emails viejos acumulados en mi bandeja de entrada.

 

A medida que el número iba subiendo también iba aumentando mi desasosiego. Año tras año me decía “un día de estos me pongo y los borro”. Pero me agobiaba demasiado, no sabía por dónde empezar, y empecé a desistir y a acostumbrarme a la idea de que esa montaña de emails me perseguiría hasta el fin de mis días, o hasta que Google me hiciera una jugarreta. A ratos incluso dejaba de parecerme un problema... hasta que llegó el mítico seminario de Sergio Fernández. Él explicó con mucha elocuencia el efecto de una bandeja de email caótica, y todas las consecuencias positivas para tu productividad y tu vida al utilizar un sistema de organización de email. Explicó cómo organizar y gestionar el correo de forma eficiente y lo más automatizada posible.

 

Me pareció que la idea tenía mucho sentido, y encontré en sus palabras la motivación que me faltaba para emprender la titánica tarea de revisar y organizar miles de emails. He tardado varios meses (me he tomado mi tiempo), pero lo he conseguido!! Mi bandeja de entrada está siempre vacía y tengo un sistema de archivo sencillo pero efectivo.

 

Ahora, cuando me entran emails nuevos no me cuesta nada borrarlos inmediatamente, archivarlos, u ocuparme de ellos. No tengo que gastar energía mental porque tengo un sistema. Me siento mucho menos inclinada a procrastinar porque es fácil ocuparme de mi correo al instante.

 

Es cierto que un millón de emails almacenados en una cuenta de correo no ocupan espacio... pero pesan mucho en tu subconsciente, y sobre todo te hacen malgastar tu tiempo y limitan tu efectividad.

 

Nunca pensé que un cambio tan simple y aparentemente sin importancia pudiera tener un impacto tan positivo en mi vida cotidiana. Antes tenía una obsesión por revisar mi email unas 10 veces al día, y no era capaz de responder todo a tiempo. Ahora reviso mi email 1 vez al día y me puedo relajar sabiendo que no se me pasa nada importante. En mi caso personal, que utilizo el email como herramienta de trabajo, tengo que decir que ha supuesto una reducción notable de estrés y una buena mejora de rendimiento. 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Hola! Soy Adriana. Mi pasión es inspirar a otras personas a sacar el máximo partido a su vida.
Si quieres saber más sobre mí, haz click aquí:
Please reload

© 2019 Adriana Coines ・ Simple Bienestar ・