Cómo el minimalismo puede cambiar tu vida

24 Mar 2017

 

A principios del 2016 me topé con el concepto del minimalismo como estilo de vida. La idea me pareció muy atractiva, así que decidí experimentarlo por mi misma. Desde entonces mi vida ha dado un cambio radical, y en gran parte se lo debo al minimalismo.

 

¿Qué es el minimalismo?

 

Si tengo que dar una definición, diría que el minimalismo es la tendencia a reducir a lo esencial, a despojarse de lo superfluo para enfocarse en lo importante. Este concepto se puede aplicar a todas las áreas de nuestra vida: La cantidad de objetos que poseemos, la estética de nuestro hogar, las finanzas, las relaciones personales, la alimentación, nuestra forma de pensar... por citar algunas.

 

Dicho esto, me gustaría añadir que hay tantos estilos de minimalismo como personas que lo aplican a su vida, porque esa es la magia del minimalismo, que se puede (y se debe) adaptar a las necesidades y circunstancias de cada persona.

Entonces, el minimalismo no consiste en tener menos cosas que nadie, ni en deshacerte de forma estoica de todo lo que te ha costado una vida conseguir... No, el objetivo del minimalismo es reducir distracciones, elementos superfluos de nuestra vida que nos absorven energía alejándonos de nuestros objetivos. Y ésto, es obvio, significará cosas muy diferentes para cada indivíduo.

 

El minimalismo es una herramienta, no un objetivo.

 

¿Qué beneficios puede aportar el minimalismo?

 

  • Te ayuda a mantener tu casa ordenada. Cuando no eres capaz de mantener tu casa en orden, no importa cuánto te esfuerces... Es señal inequívoca de que tienes demasiadas cosas. Al reducir tus posesiones a lo puramente necesario, lo tendrás siempre todo bajo control, y las tareas de limpiar y ordenar te costarán muy poquito tiempo y esfuerzo. Además, un espacio despejado puede resultar muy atractivo si se decora con gusto!

  • Reduce el estrés: No somos conscientes de la cantidad de estímulos que bombardean nuestro cerebro diariamente. Tu nivel de estrés se reducirá drásticamente al minimizar conscientemente los estímulos que recibes, ya sean televisión, teléfono, ordenador, conversaciones, relaciones, pensamientos, hobbies, rutinas diarias o productos de higiene, etc.

  • Mejora tus finanzas: Como cuanto menos tienes, menos necesitas, ahorras mucho dinero. Compras menos, tienes menos cosas que mantener, y es mucho más fácil llevar las cuentas para ser consciente de lo que gastas. También te permite vivir en un espacio más pequeño, reduciendo los gastos de alquiler.

  • Te da libertad: Nuestras posesiones acaban poseyéndonos a nosotros. Cuando tienes lo esencial para vivir feliz, lo normal es tener muy poquitas cosas. Eso te permite una gran movilidad, no dependes de un lugar físico para guardar tus pertenencias. Puedes elegir vivir en un palacio o en una cabaña, según te apetezca y te convenga. Las mudanzas dejan de ser un trastorno y un gasto, y puedes marcharte de viaje durante meses con una mochila. Puedes ir a donde quieras!

    También ganas libertad económica, y en tus relaciones personales.

  • Te vuelve más productivo: Al reducir distracciones y estrés, trabajas más concentrado, y te vuelves mucho más productivo. Organizarás tus tareas de modo más eficiente, eliminando tareas innecesarias.

  • Te hace ganar tiempo: Todo el tiempo que pasabas ordenando, trabajando desconcentrado, relacionándote con personas que no te aportaban, o tirado en el sofá porque el estrés te dejaba hecho una porquería... Dispones de todo ese tiempo para dedicarlo a tus pasiones cuando te centras en lo esencial.

  • Mejora tu salud: Al reducir estímulos innecesarios, eres capaz de conectar con tu cuerpo y escuchar lo que te dice. Te alimentarás mejor, tendrás tiempo y energía para hacer ejercicio y salir a la naturaleza, y descansarás mejor al reducir los niveles de estrés.

  • Mejora tus relaciones: Empezarás a escoger conscientemente a las personas con las que te relacionas. Dejas de perder tu tiempo y tu energía con relaciones que no te aportan nada, y en cambio puedes profundizar y cuidar tus relaciones más significativas como se merecen.

  • Mejora tu autoestima: Minimizando el “ruído” de tu vida, serás capaz de conectar con tu interior de una forma muy profunda, conociéndote cada día mejor. De esta forma aumentarán tu autoestima y tu amor hacia tí mismo.

 

 

¿Por donde empezar?

 

Pues pasito a pasito, una cosa después de otra. Sin prisa, pero sin pausa. Probablemente, la mejor estrategia es dividir la tarea en bloques, por ejemplo: Redes sociales, zapatos, productos de aseo, hobbies. Concéntrate en una tarea a la vez, y cuando te sientas satisfecho pasa a la próxima.

 

Lo más típico es empezar por la casa, reduciendo pertenencias. Y dentro de ésto, lo que suele necesitar una atención más urgente es el armario ropero. Empezando por los bloques más conflictivos, es muy probable que experimentes cambios y beneficios desde el principio, lo cual te motivará a seguir con la tarea.

 

Hay cada vez más literatura sobre este tema. Leer libros te puede dar ideas y ayudarte con el proceso. Uno de los libros más conocidos sobre minimalismo es “La magia del orden”, de Marie Kondo.

 

También hay muchísima información en YouTube. Puedes echarle un vistazo a mi canal, Minimalistamente, donde subo regularmente vídeos contando mi experiencia.

 

Y por supuesto, también puedes pedirme una consulta! Yo utilizo el concepto de minimalismo como una herramienta importante en mi práctica de coaching para alcanzar tu vida soñada.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Hola! Soy Adriana. Mi pasión es inspirar a otras personas a sacar el máximo partido a su vida.
Si quieres saber más sobre mí, haz click aquí:
Please reload

© 2019 Adriana Coines ・ Simple Bienestar ・